• Jesus Aguero Sosa
  • Recibe más información

    Suscríbete y recibirás información actualizada en tu E-mail*.

    * Privacidad garantizada.
  • Categorías

LA INCAPACIDAD PARCIAL Y EL TRABAJO COMO HECHO SOCIAL

En Venezuela a consecuencia de la incapacidad producto del trabajo o por accidentes y enfermedades naturales se está presentando una situación que aún tanto los trabajadores como empleadores no han comprendido todo su alcance e impacto.

Los trabajadores al perder capacidad de trabajo por derecho solicitan que ésta sea calificada con la propósito de ser incapacitados para trabajar y en consecuencia ser indemnizados o quedar pensionados.

Históricamente los trabajadores han aspirado jubilarse o incapacitarse para el trabajo y quedar cobrando una pensión de por vida, producto de esto en muchos organismos estadales la nómina de trabajadores pensionados e incapacitados es casi igual al de los trabajadores activos, afectando de manera significativa la prestación del servicio para a cual fueron creados.

La incapacidad es calificada por el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) y el Instituto de Prevención, Salud y Seguridad en el Trabajo (INPSASEL), cuando la pérdida de la capacidad de trabajo es calificada menor a 66% por la junta evaluadora del IVSS o los médicos del INPSASEL crea un malestar en los trabajadores ya que deben incorporarse a laborar.

Por otro lado los empleadores se niegan aceptar que el trabajador por derecho debe ser reubicado en un puesto cónsono con su nueva condición física.

Ahora bien considerando todo lo anterior es conveniente aclarar tanto a empleadores como a trabajadores lo legalmente señalado tanto por la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela (CNRBV) y otras leyes.

En primer lugar se debe hacer referencia al artículo 89 de la CNRBV donde establece que el trabajo es un derecho social y, el estado garantizará los medios para lograrlo. En ese mismo orden de idea el mismo texto constitucional en su artículo 87 establece que el trabajo es un derecho y un deber.

Teniendo en cuenta lo anterior los involucrados en la relación del trabajo tienen derechos y deberes. De tal manera que el trabajador al tener una incapacidad parcial que bien puede ser calificada como Discapacidad parcial permanente o la discapacidad total permanente para el trabajo habitual.

En ese sentido el legislador está indicando que con alguna de esas incapacidades el trabajador debe ser reubicado de puesto de trabajo, es decir puede continuar laborando pero realizando actividades cónsonas con su incapacidad.

El empleador al tener la calificación de la incapacidad del trabajador debe:
 Atender las limitaciones que tiene el trabajador, en caso que la calificación no lo indica deberá acudir al
Servicio de Seguridad y Salud en el Trabajo o al médico especialista de la entidad de trabajo.
 Modificar el puesto de trabajo de acuerdo a las limitaciones del trabajador
 En reunión del Comité de Seguridad y Salud Laboral (CSSL) dejar por sentado de todo lo anterior y notificar
al INPSASEL.

En la práctica laboral algunos empleadores cuando los trabajadores presentan la incapacidad dada a los trabajadores se niegan a recibirla. Es conveniente aclarar que la LOPCYMAT en el artículo 100 establece la obligación de cumplir lo antes señalado.

En otro orden de ideas pero dentro de lo considerado hay trabajadores que buscan la manera de no incorporarse al trabajo aun siendo adecuado de acuerdo a la limitación y las recomendaciones dadas por los especialistas y buscan la manera de continuar de reposos.

Espero que la manera como se ha tratado el tema se haya podido ayudar tanto a los trabajadores como a los empleadores.

Jesús Agüero Sosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Designed by Posicionamiento Web | Sponsored by Ganar dinero