• 74808_1575955993772_4751175_n
  • Recibe más información

    Suscríbete y recibirás información actualizada en tu E-mail*.

    * Privacidad garantizada.
  • Categorías

ACCIDENTE DE TRANSITO

PORQUE LOS TRIBUNALES, ESPECIALISTAS Y ASEGURADORAS NO MENCIONAN LA FRASE “ACCIDENTE DE TRÁNSITO”?

Cuando nos referimos a los hechos dolorosos que se producen durante la circulación vehicular por autopistas, calles y rutas (choques, vuelcos, lesionados, muertes) ¿cuál es el término correcto a utilizar? ¿accidente?, ¿siniestro? ¿Cuál es la diferencia? ¿Existe otra manera de referirse al tema?

La Real Academia Española en su Diccionario incluye entre las acepciones de la palabra “accidente” las siguientes:

Accidente (Del lat. accĭdens, -entis).

Suceso eventual que altera el orden regular de las cosas.

Suceso eventual o acción de que involuntariamente resulta daño para las personas o las cosas.

De acuerdo con esta definición un “accidente” es siempre un suceso “eventual” y a su vez un hecho casual, es decir fortuito, que ocurre por casualidad o por azar. Con lo que se reafirma que al hablar de “accidente automovilístico” se hace remisión a una conducta “involuntaria”.

En realidad, lo más adecuado sería hablar de un “suceso” o un “hecho” automovilístico o de tránsito, puesto que de esa manera no se prejuzga si los implicados en el mismo han actuado de forma voluntaria o involuntaria, vale decir, en términos jurídico-penales, dolosa o culposamente.

Así, no siempre un “accidente” vehicular implica un comportamiento involuntario, sino que perfectamente puede ser consecuencia de una actuación voluntaria, intencional o dolosa de una o varias personas.

De acuerdo a esto, podemos sumar al análisis la palabra casualidad cuya definición es la siguiente:

  •  Casualidad. (De casual).
  •  Combinación de circunstancias que no se pueden “prever ni evitar”.

La definición de siniestro que nos provee el mismo Diccionario dice lo siguiente

Siniestro, tra. (Del lat. sinister, -tri).

Avieso y malintencionado.

Daño de cualquier importancia que puede ser indemnizado por una compañía aseguradora.

Propensión o inclinación a lo malo; resabio, vicio o dañada costumbre que tiene el hombre o la bestia.

Pero para discernir mejor podemos introducir otra palabra:

  •  Causalidad. (De causal).
  • Causa, origen, principio.
  • Ley en virtud de la cual se producen efectos.

Si apelamos a todas estas definiciones y las leemos ordenadamente, nos daremos cuenta que no es muy sencillo definir cuándo podemos hablar de accidente de tránsito o de siniestro vial porque si nos quedamos con una sola definición nos podemos equivocar dado que una colisión vehicular, un atropello seguido de daños a personas y/o vehículos, conlleva algo de casualidad y de causalidad, de ahí que en algunos casos deberíamos decir que ocurrió un siniestro vial y en otros deberíamos inclinarnos por el accidente vial. Lo que no podemos hacer es ignorar el sentido de las palabras que utilizamos, ya que al utilizarlas incorrectamente, podemos incurrir en el error.

Pero alejándonos de la semántica y entrando en la realidad, podríamos sintetizar lo siguiente:

En un accidente entran a jugar causas que no podemos controlar ni anticipar y que, por más cuidadosos que seamos, nos terminan afectando porque no somos los únicos actores de la situación; frente nuestro, al costado, adelante o atrás, tendremos otra u otras personas que están actuando según su circunstancia, según el estado del vehículo que conducen y según otros imponderables que no estamos en condiciones de conocer.

De ahí que puede producirse un accidente vial no buscado ni querido porque se produjo involuntariamente, resultó un daño para otros y se convirtió en un suceso eventual que alteró el orden regular y previsible.

Se produjo por obra de la casualidad, se combinaron circunstancias que no se pueden prever ni evitar (según definición de accidente), por ejemplo, un árbol caído repentinamente sobre un vehículo.

Diferente es aquel hecho que se produce porque hubo una causa, se produce por causalidad, tuvo un origen, un principio que puede pasar desde un conductor irresponsable que ignora intencionalmente todas las normas, hasta el estado de caminos y rutas mal mantenidas por descuido de los organismos encargados de la manutención. Y aquí sí podemos referirnos a un siniestro porque el siniestro según la definición de la Real Academia Española: es la propensión o inclinación a lo malo; resabio, vicio o dañada costumbre que tiene el hombre o la bestia.

En definitiva, hay un conjunto de situaciones que hacen que, aun conociendo las normas, un individuo o una sociedad, deciden ignorarlas, lo que los sitúa al nivel de las bestias, no importa a quién ni qué se afecte, no hay solidaridad con el otro.

Un ejemplo puede ser que un conductor deduce que él no es responsable de la muerte de una mujer embarazada ya que él embistió por atrás a un auto y éste al desplazarse debido al impacto, arrastró a la mujer.

¿Pero qué nos extraña de estas manifestaciones si hace ya tiempo que muchos hemos perdido la capacidad de hacernos cargo de nuestros errores y hemos ganado en el arte de dar vuelta las situaciones, las leyes y las normas para adaptarlas a nuestras necesidades o caprichos para eludir las consecuencias de un mal obrar?

En cualquier hecho vial, el responsable siempre es algún individuo que deliberadamente o por inconsciencia, imprudencia, impericia o por inmadurez, locura, adicciones, se convierte en el verdugo de sí mismo y de otros.

Luego de décadas, Argentina logró eliminar de su legislación la palabra ACCIDENTE DE TRÁNSITO.

Así que, aunque la Ley de Tránsito Terrestre Venezolana menciona la frase “ACCIDENTE DE TRÁNSITO”, los tribunales, aseguradoras y especialistas en materia de tránsito terrestre lo identifican como “SINIESTRO VIAL, HECHO DE TRÁNSITO o HECHO VIAL”.

 Información suministrada por TSU.  WAGNER GUERRERO  de Maracay, Venezuela

Tomado: del Twitter de Jacobo Vidarte.

2 Responses to “ACCIDENTE DE TRANSITO”

  1. 1
    nataly zambrano Says:

    desde hace 4 años me enferme de una tecnosinovitis de querbain me agrabe por la reduccion de personal y trabajaba en tributario con seis sucursales me opere gracias a dios estoy bien merotaon del puesto de trabajo y estas son horas de que la empresa no quiere reconocer que es una enfermedad laboral. Estoy esperando desde hace dos años el informe medico y nada de nada que se hace en mi caso ya lo reporte a ipsasel

  2. 2
    jesusaguerososa Says:

    Saludos, a pesar que no me indicas cuál es tu solicitud te digo:
    1.Existen criterio y procedimientos para determinar si una enfermedad es o no ocupacional a pesar que pueda aparecer en el listado de las mismas. Entre uno de ellos son las características de las actividades que desempeñabas y el tiempo.
    2.De acuerdo a la ley es el instituto quien califica si es o no en base a los criterio.
    3.Te recomiendo que presiones al instituto a fin de que se pronuncien

Leave a Reply

Designed by Posicionamiento Web | Sponsored by Ganar dinero